viernes, octubre 08, 2010

Heroes de despedida


Cuando era un chaval y el mundo adulto me enseñaba unas cosas, yo aprendía otras por mi cuenta. Incluso me divertía aprendiendo.
Disfruté mucho de los heroes de mi infancia, no sabiendo casi nada de los heroes de los adultos.
Ya adulto, guardo cariño por mis fantásticos heroes vestidos de carnaval en mundos tremendos disfrazados de fiesta; pero he aprendido quiénes eran aquellos heroes de aquellos adultos, vestidos de dignidad y valor en un mundo realmente mucho más tremendo que el de mis cómics, e incluso he podido ver sus luchas todavía en mis días.
Ahora se que la medida de un verdadero heroe no está llena de saltos y aventuras, sino de tesón y defensa de la razón.
Y también se que hay hombres a los que la palabra heroe no les describe, no son eso. Para describirlos hay que usar otras palabras, aunque sean sus actos, sus ideas y su ejemplo la clave que nos dice quiénes eran en realidad.
A todos nos llega el momento de despedirse de ellos. Ya hubo que despedir a Saramago, ahora me despido de Labordeta, ese "un hombre más", pero no quiero repetirme sobre todo lo dicho de él en estos dias.
Me conformo con recordar aquí algunas pinceladas que muestran la acuarela que pinta a este buen amigo:
que su canción Canto a la libertad hace que todo hombre vea la dignidad que otros le quieren arrebatar, que su caminar con una mochila fue más justo con un mundo que desaparece que cualquier plan politico de mil papeles y ni una sola pisada en tierra, y que un hombre capaz de un piropo como este: - solo de verla te trae toda la luz mediterranea, tiene mucho en los hombros... y en la cabeza. Y que sabía quién es la oscuridad que persigue a su prójimo y que siempre lo hará, cuando se refería a Aznar así: - te conozco ya pajarel. Te conozco desde siempre.

Me quedo su música, su humor, sus documentales, sus ideas, su poesía. El se lleva mi respeto.

Agur, jauna, agur.
Posted by Picasa

No hay comentarios: